7.1.11

Novedad en el frente

CORRAL DE LOCOS

Mario Berríos

Cuando le pongo punto y final a una obra literaria, como si se tratara de un fondista de 42 kilómetros quedo trotando para mantener buen ritmo, por ello de inmediato busco mantener agitada mi pluma, es tiempo propicio para escribir notas y artículos sobre obras sociales, políticas y literarias que he leído durante las últimas semanas, en particular libros de autores hondureños, mis predilectos, aquellos que, por su género o importancia, dejan una marca en mi memoria. Con lo anterior dejo claro (sí me interesaba aclararlo por la constante pregunta de los lectores) que soy un admirador y apasionado de la literatura hondureña, en particular porque creo ardientemente en lo nuestro.

La mañana del domingo 20 de noviembre, de 2010, firmé la última página del borrador de mi siguiente libro, ESCALADA TERRORISTA (disponible en librerías desde el 15 de diciembre). Estaba sereno, sin exaltarme, como suelo estar cuando ejercito uno de mis deportes favoritos, ¡escribir! Al amanecer estaba rodeado de actores de cine, entre ellos Óscar Izaguirre y Jackie Salgado, y el director Danilo Solís, ya que la noche anterior habíamos practicado escenas del proyecto CUANDO TE HABLEN DE AMOR, entonces —entre ensayos actorales— me di un respiro para poner el punto concluyente al relato, culminando así tres meses de incesante trabajo mental y físico entre la literatura y el cine, porque la tarea de escribir y actuar requiere disciplina y sacrificio.

La niebla y el clima fresco matutino me produjeron un ligero regocijo. Oteando el horizonte, recordé los libros que recientemente me han llamado la atención, entre ellos Corral de locos (San Pedro Sula, 2009), del poeta Murvin Andino Jiménez (San Pedro Sula, Honduras, 1979. Poeta y narrador, Licenciado en Letras por la Universidad Nacional Autónoma de Honduras en el Valle de Sula), a quien en la literatura hondureña podría ubicar como un joven que constantemente busca renovar ideas e impulsar nuevas tendencias. En cuanto a los temas de su predilección, la desesperación atormentada figura en algunos poemas, la extraña colindancia entre el amor, ¡la muerte, el dolor!, esos martirios existenciales en general, materia prima para el hombre de pluma delirante.

La musicalidad de los poemas y el aroma de la piel amada, hacen de "Canción triste" y "la noche abraza a los guerreros moribundos", mis preferidos. La delicadeza y fuerza en las palabras me induce el apetito voraz con que nos devora, lentamente, esta vida:

De este lado la vida es breve y trastornada,
es delirio, es andar con la esperanza a cuestas susurrando besos.
De este lado la locura muerde, tiene cara de mujer,
de niño, de hombre muerto…

Y en Alguien encenderá las luces, el poeta retrotrae al lector a esos escenarios tristes que, a diario, le abren una herida a cada familia, a cada padre, madre, hijo o abuelo: … Cortará mis venas, /cerrará la puerta. /Mi mejor mentira, mi dulce odio. / Alguien como la lluvia, / con furia en los huesos y pasión desenfrenada. / Sangre por sangre será la consigna, y en cada grito el dolor por esperanza.

Siguiéndole los pasos a Murvin, me entero, sin sorpresa porque merece eso y más, que parte de su obra poética y narrativa ha sido publicada en revistas literarias de Honduras (Umbrales), México (Círculo de Poesía) y en Brasil por el poeta Antonio Miranda. También participó en representación de Honduras en el festival de poesía de la Ciudad de Pereira, Colombia, en agosto de 2009. Además, es promotor cultural.

El poeta Murvin Andino recorre en sus páginas el paisaje geográfico del verso, su gran personaje allí es la palabra ordenada con devoción, el delirante destello del lenguaje que convoca con exactitud admirable, acercándose —con pasos cautelosos— a la estética de la muerte que afanosa extingue los últimos suspiros. Cada uno de sus vocablos revive la aventura íntima de la poesía. Le da sensación de frío al calor e impresión de calor al frío. Aquí queda claro que los poetas no son monstruos de soledad, porque en Murvin Andino brota la felicidad y desborda la pasión, pasando de lejos de la amargura, la complejidad y el odio. En la obra, el autor únicamente hace concesiones a la existencia, no a la muerte ensimismada al vacío del dolor.

bufetelegalmb@sulanet.net

1 comentario:

Gabrielle Mejía dijo...

Es muy importante que la juventud pueda alimentarse de la literatura que tenemos en nuestro país, no sólo para beneficio propio, sino también para motivarlos a aportar conocimientos al pueblo. Excelentes palabras Sr. Berríos

Noticias América Latina

Buscar en este blog

Seguidores